Usted está aquí

ANEP publicó documento con recomendaciones para tratamiento de diabetes

Publicado: 
07/07/2020

200707_02.jpg

La Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) presentó un protocolo con recomendaciones para el tratamiento de la diabetes en estudiantes que asisten a los centros educativos de todo el país. Se trata de una iniciativa interinstitucional e interdisciplinaria, coordinada por la Dirección de Derechos Humanos del Consejo Directivo Central (CODICEN).

El material contiene pautas e información orientativa para ser utilizado en los centros educativos del país. La iniciativa surgió a partir de una inquietud de familiares y asociaciones vinculadas a la población de niños y adolescentes que padecen diabetes en el Uruguay.

Luego de un largo proceso de trabajo en que se concretaron valiosos aportes -en función de las inquietudes trasmitidas por los colectivos relacionados con el tema- se realizó una detallada revisión de los lineamientos y recomendaciones del área de la salud y la educación.

Durante la presentación del documento la consejera del CODICEN, Dora Graziano, destacó la importancia de contar con pautas claras para abordar la atención a niños y jóvenes con diabetes, “para saber cómo actuar en situaciones concretas”.

También afirmó que esta iniciativa forma parte del compromiso de la ANEP para hacer realidad “el principio de equidad en los sectores más vulnerables”.

DSC_1479.JPG

Trabajo en conjunto

La directora de Derechos Humanos del CODICEN, Verónica Massa, hizo énfasis en que este protocolo es fruto del trabajo conjunto entre el CODICEN, la Federación Uruguaya de Diabetes, la Asociación Diabéticos del Uruguay, la Comisión Saludable y de Educación Física, el Ministerio de Salud Pública y el Ministerio de Educación y Cultura.

“Para la población diabética este documento es un adelanto muy importante, porque nos permite apoyar nuestra tarea y llevarla adelante de la mejor forma. La alimentación saludable y la educación física hacen a una buena calidad de vida para esta población”, señaló.

Por su parte, Darío Pose de la Unidad de Análisis e Intervención del CODICEN, informó que desde 2016 la Organización Mundial de la Salud considera a la diabetes un problema de salud pública mundial. Ese año en el mundo se registraron más de 370 millones de diabéticos, cifra que continúa en ascenso.

En Uruguay, el Ministerio de Salud Pública la ubica entre una de las quince primeras enfermedades del país. Calculan que alrededor de 360.000 personas la padecen, pero solo la mitad están diagnosticadas.

“El protocolo también prevé indicaciones para asegurar una asistencia rápida frente a un requerimiento de una persona con diabetes, enumerando los síntomas a tener en cuenta para detectarlos”, indicó.

Por otra parte, manifestó que la próxima meta será conocer cuántos niños y jóvenes con diabetes concurren a los centros educativos.

DSC_1497.JPG

Informar a la comunidad educativa

Bruno Carrattini, nutricionista y educador en diabetes de la Asociación de Diabéticos del Uruguay, celebró la publicación del primer documento sobre la temática en la educación.

“Los niños y adolescentes han sido una preocupación constante para nosotros desde la inauguración de nuestra Asociación, para mejorar su contexto tanto a nivel educativo como social. Me alegró saber que se intentará conocer cuántos hay”, expresó.

Jimena Luna, representante de la Asociación Canelones Diabetes Presente, valoró como madre de una niña con diabetes que este documento implica tranquilidad y seguridad “para nuestros niños cuando están en la escuela. Que la comunidad educativa sepa resolver una situación en este aspecto para nosotros es muy importante y una alegría enorme”. También afirmó que esto les permite continuar vinculados a paseos, campamentos y educación física.

Por último, Gisele Mosegui, presidenta de la Fundación Diabetes Uruguay, señaló que esta iniciativa es un motivo de celebración, compromiso y desafío. “Cuando diagnosticaron a mi hijo con diabetes a los 7 años comencé a educarme y a saber cómo ayudarlo. Lo que más queríamos era que viviera una vida normal. En el centro educativo había mucho desconocimiento pero nos acompañaron en este proceso con mucho apoyo. Este trabajo mantendrá informada a la comunidad educativa”.