Usted está aquí

Inglés sin límites

Como parte de la política educativa en lo referente a Segundas Lenguas, la ANEP estableció en su proyecto “Uruguay Plurilingüe 2030” que todos los alumnos que egresen de bachillerato de la enseñanza media pública deberán alcanzar un nivel B2 en dicho año. Para alcanzar ese objetivo es importante que los alumnos reciban clases de inglés desde la escuela primaria de forma de alcanzar dicho nivel al final del bachillerato. En ese sentido, ANEP ha trabajado en la sistematización de sus políticas educativas; esto fue alcanzado con la creación del Marco Curricular de Referencia Nacional. Luego de elaborado el
mismo, y de haberse establecido el perfil de egreso de la educación pública, se elaboraron las progresiones de aprendizaje. Dichas progresiones funcionan como un orientador del aprendizaje y permiten a todos los actores educativos saber lo que los alumnos pueden lograr en cada uno de los tramos educativos que se plantean en los documentos.

Como forma de establecer las bases para la consecución de los objetivos se universalizó la enseñanza del inglés a partir de 4to año de educación primaria. Dicha universalización se alcanzó en las escuelas urbanas gracias a los programas de presencialidad de segundas lenguas y de educación remota por parte del Programa Ceibal en Inglés.

La solución establecida para las escuelas urbanas resulta parcial para las escuelas del ámbito rural donde la situación es un poco diferente. Más de la mitad de las escuelas rurales tienen problemas de accesibilidad lo que hace poco posible la existencia de un profesor presencial en las mismas. Asimismo, esa falta de accesibilidad a veces se traduce en la falta de conectividad, o mala conectividad que impide que la enseñanza por videoconferencia sea la forma de atender a dicha escuela. Por otra parte, la realidad de la mayoría de las escuelas rurales del Uruguay es que las mismas son multigrado. Ello plantea un desafío ya que los cursos no se encaran como cursos de 4to, 5to y 6to sino como primer año de exposición a la lengua inglesa, segundo año de exposición a la lengua inglesa y tercer año de la misma.

Desde el lado del maestro es importante destacar que los mismos han recibido formación en dicho idioma, ya sea en su paso por la educación media así como en los Institutos de Formación Docente donde se han formado. El nivel esperado al final de la formación magisterial, desde 2008, es de B1 del Marco Común de Referencia Europeo para Segundas Lenguas. Complementariamente a ello, el nivel esperado al final del segundo tramo de la enseñanza primaria (4to a 6to) es de A1 o A1+. Poseyendo el maestro un nivel B1, el nivel de los alumnos sería fácilmente alcanzable.

Geográficamente, el Uruguay cuenta con un número superior de escuelas rurales en el norte del Río Negro. Dichas escuelas no solo superan en número a las del sur sino que además existen mayor cantidad de escuelas con problemas de accesibilidad. Tomando eso en consideración el Proyecto ISL comenzará a implementarse en el norte del país. Es por ello que esta dirección se ha abocado a la creación de un programa que no dependa de la presencia de un docente de inglés y que tampoco necesite de que exista conectividad a internet para su funcionamiento. En ese contexto surge el programa “Inglés Sin Límites”.